22 marzo 2013

Evolución




2 comentarios:

La Antigua dijo...

Pero ¿dónde te has metido para hacer esta foto? Llevo un rato mirándola y no acabo de saber desde dónde la has tomado. ¿Y qué hace ahí esa mujer escondida tras la esquina? Extremadamente intrigante.
Un abrazo, Javier.

[sic] dijo...

Uno de los mayores atractivos de tomar fotos es que nunca controlas del todo la escena. La mayoría de las que saco están hechas con una cámara pequeña y sin mirar por el visor, así que hago tomas desde ángulos raros, imaginando lo que podría salir.
Saqué esta porque me gustó la disposición del maniquí y la propaganda del cartel, pero en ese momento apareció la señora (que es la dueña de la lencería) y completó la escena. Así, una foto que seguramente iba a ser del montón se transformó en esta que tiene cierta intriga como dices.
La presencia permanente del azar en nuestra vida...
Besos, Ángela.