18 febrero 2013

Límite



2 comentarios:

Sap. dijo...

.
La exactitud del límite -aquí Santander, aquí Oviedo- aún guarda el recuerdo del asombro infantil. Un pie a cada lado y te convertías tú mismo en elemento geográfico.

:-)

[sic] dijo...

Sabía que la ibas a leer así.
Tu poderoso archivo de sensaciones infantiles está siempre activo...
Abrazos