12 noviembre 2012

19


2 comentarios:

Sap. dijo...

.
Hay muchos personajes escondidos en las calles de la ciudad. La gracia radica en saber descubrirlos y cazarlos con una cámara. Este de la imagen se llama Oto y luce un poblado bigote. Ellos nos vigilan (y se ríen de nosotros, pobres criaturas).

:-)

[sic] dijo...

Y hay que estar atentos, porque suelen dar buenos consejos: no te preocupes tanto, la vida da muchas vueltas; o abrígate, el otoño es muy traicionero...
Un abrazo, sabio.