01 octubre 2012


2 comentarios:

Sap. dijo...

.
El tronco, el banco y el viejo. Tres aparicencias de la misma naturaleza. Luego está el señor calvo de la izquierda como una segunda conexión con el viejo.
Tiene mucha tela que cortar esta imagen.
(¿Qué tal el Marsé?)
:-)

[sic] dijo...

En esta plaza de Vitoria, que se conoce como la de los Desamparados, hay un filón muy rico de miradas y gestos como los de la foto suelo pasarme mucho por allí.
Todavía no he acabado el libro de Marsé que recomendó María, pero tenía razón, es de lo mejor de él. Siempre es directo, pero este es como un directo a la mandíbula.
Un abrazo, sabio.